lunes, 7 de enero de 2013

Calle de la Alegría.


Ya en otras entradas hablamos del poder que tenemos como maestros/as de generar felicidad en nuestro alumnado. En esta nueva entrada me gustaría relacionar ese poder con la alegría que proporcionar poder jugar en la calle.

Es curioso que en conversaciones repetidas que he tenido con padres/madres  me comentan que sus hijos no salen a jugar a la calle, pero también noto por su forma de decirlo como cierto temor en éstos a dejar a sus hijos/as campeando por plaza, calle o parque por muy cercano que esté.
En cierta manera los entiendo, pero cuando inconscientemente mi pensamiento me lleva a la infancia...ufff, qué trabajito me hubiera costado no poder jugar en la calle!!!

Tanto mi hermano como yo siempre fuimos muy callejeros, al igual que el resto de amigos/as de la plazoleta y plazas colindantes. Seguro que los que estéis leyendo esto ahora diréis: pero eran otros tiempos...si estoy de acuerdo que eran otros tiempos...pero ¿no podemos adaptar jugar en la calle a nuestros tiempos? yo creo que sí.

Mucho de nuestro alumnado carece de habilidades sociales tales como la asertividad, la empatía o el saber decir no..., que en edades tempranas se entrenan en el tú a tú diario con los amigos/as en la calle, los niños/as necesitan de esa socialización, para poco a poco ser capaces de solucionar sus pequeños conflictos, estar en desacuerdo, dar su opinión, tropezar, equivocarse, aceptar el error,....todo eso generará un banco de recursos amplísimo en su crecimiento diario.

Abogo por jugar en la calle, con ciertos límites y seguridad, claro está, pero jugar en la calle y vivir la calle. Por ello voy a empezar el 2º trimestre con juegos de calle. El primero de ellos y uno de mis favoritos cuando era niño, EL ESCONDITE. El patio de mi centro tiene unas características muy favorecedoras para jugar al escondite y aunque en un principio puede que algunas de mis compis me digan que qué jaleo es ese, que si niños/a corriendo de un lado a otro, uyuyuy...qué alboroto...yo les tendré preparado alguna frase graciosa y de guasa como: pero no me digas que nunca jugaste al escondite? ahora mismo que alguien te sustituya y te vienes "pa acá" corriendo a jugar que ya estas tardando...mira la cara de estos niños/as....ahora mismo viven en LA CALLE DE LA ALEGRIA!!!

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Compi si es que eres un gran maestro!! asiq debes cambiar el nombre de tu blog porque eso de "un maestro cualquiera" nada de nada. jejeje bss

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué preciosidad!
    Enhorabuena por la labor tan maravillosa que haces :)

    Un saludo enorme.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Cristina. Es una humilde labor, aportando sólo mi granito de arena.

    Encantado de que participes en el blog.

    Un saludo!

    ResponderEliminar