lunes, 13 de marzo de 2017

Si me das a elegir...






    Si me das a elegir....mítico inicio de canción Me quedo contigo que arrasaba en la España de los años ochenta entre tantos otros hits de cassettes de gasolineras, me viene como anillo al dedo para hablar de esa difícil tarea como es elegir, valga la redundancia, equipos en nuestra área de Educación Física.

La practica de elegir puede quedar grabada en la mente de nuestros/as alumnos/as, sobre todo en aquellos/as menos hábiles que los eligen los últimos si no tenemos cuidado con ello. Más de una vez he escuchado en amigos/as ya de adultos la típica frase " a mí me elegían siempre el penúltimo"

Puede llegar a convertirse en una práctica incómoda para ellos/as, de impacto emocional y convertirse en un círculo vicioso que desmotiva a los/las niños/as que no se sienten muy habilidosos.

En estos momentos estoy llevando a cabo en 5º y 6º de primaria una unidad didáctica sobre un deporte colectivo alternativo, inventado por un maestro de EF, que se llama Colpbol ( el deporte, no el maestro, ¿te imaginas llamarte Colpbol? estaría guay no?) La Unidad Didáctica ha llevado un proceso de elaboración  y progresión empezando por una búsqueda de información del deporte en casa, después visionado del deporte en la pizarra digital, aprender las normas, práctica en las sesiones de EF y por último vamos a culminar la Unidad con pequeño concurso de dibujos y minitorneo de 15 equipos en horario de recreo.

Pues bien, a lo largo de la práctica, cuando empezamos los partidillos, yo elegía a los tres capitanes de cada clase y ellos elegían después al resto de compañeros/as siendo siempre obligatorio elegir niño , niña, niño y así sucesivamente, ya que una de las normas es que es un deporte coeducativo. Yo siempre intento rotar a los capitanes y que sean una vez dos niños y una niña y otra vez dos niñas y un niño, y que todos/as pasen por el rol de capitán independientemente de ser más habilidoso o menos. Lo que pasa que a veces, al ser tantas clases, puede ser que se me escape algún niño o niña que no elija de capitán y no me de cuenta, como fue el caso de dos alumnas de un curso; la tutora me comentó un día que había tenido tutoría con dos madres que le comentaron que me dijeran que sus hijas no habían saludo todavía de capitanas y que se sentían mal ( las niñas) por este hecho.
Yo ante este hecho entono el mea culpa y veo lógico y racional que me lo digan, ya que se me puede pasar, como he dicho antes y no dejo pasar tiempo y esas alumnas son también protagonistas a la hora de hacer equipos.

Podemos buscar alternativas a la elección directa para hacer equipos en nuestras clases, ya sea elegir en privado, elegir a los componentes del otro equipo en vez del tuyo, por ejemplo A elige al componente de B, B al de C y C al de A....pero sobre todo que se les quede en sus retinas como una buena experiencia, no un mal trago, así que si me das a elegir....ME QUEDO CONTIGO!!





lunes, 13 de febrero de 2017

Rollaso ío!!!


Hace más o menos un año estuve con mi hermano en el Museo de los Derechos Humanos en Malinas (Bélgica), y, claro está, te quedas muy perplejo con fotos y relatos que allí se pueden leer sobre diferentes pasajes de conflictos mundiales en nuestra historia reciente. Me llamó mucho la atención la foto que aquí podéis ver junto con el pie de foto que relato textualmente( la traducción la hizo mi hermano así que si no es exacta le torcemos el hocico a él):

" En 1938, el libro anti-semita para niños titulado Der Giftpilt (la seta venenosa) es publicado.
Philipp Rupprecht, bajo el seudónimo de Fips, ilustró el libro con 18 dibujos. Debían de alertar a los niños alemanes en contra de los judíos. Una foto de propaganda urge a los padres a dejar leer el libro a sus niños.

Uno de los dos dibujos de Fips muestra la experiencia de Hans y Else con un extranjero, un abusador judío. El otro dubujo muestra a un chico rubio aprendiendo a reconocer a un judío por sus orejas y nariz"

Totalmente perplejo, con los ojos como el icono de sorprendido del whatsapp nos quedamos mi hermano y yo al leer lo que arriba está escrito, una atrocidad con mayúsculas como todo lo expuesto en esas tres plantas de museo y a la vez tan necesarias para que no se olvide y se conozca por las generaciones posteriores.

Para esos niños/as que aparecen en la foto sería algo totalmente normal creer a pies juntillas lo que ese libro decía, ya que era lo que los adultos les decían que estaba bien y era lo correcto, víctimas del propagandismo y adoctrinamiento tan feroz que les practicaban, al igual que los niños soldados de algunos países de África, tan acostumbrados a coger un fusil como algo totalmente normalizado y muchos más ejemplos que podríamos poner.

Nuestro papel como docentes en niños/as de estas edades tempranas debe ser muy cuidadoso, constante, y claro en cuáles actitudes son correctas, cuáles son de una flexibilidad absoluta dentro de la personalidad de cada uno de ellos/as y cuáles no caben, ni por activa ni por pasiva y ser muy tajantes con ellas.
NO cabe el abuso, NO cabe el maltrato, NO cabe el insulto, NO cabe la mofa, NO cabe la falta de respeto,NO cabe la desigualdad, NO cabe los malos modales,....todo eso y más no se negocia, simplemente NO CABE y que hay hacérselos saber, porque si no es así....ROLLASO ÍO!!!!!