martes, 20 de agosto de 2013

A veces sales en nuestras conversaciones.

     Esta mañana me he llevado una inmensa alegría. Entré en el polideportivo de mi antiguo barrio donde me crié para reservar pista de pádel. En la puerta ya me paré a saludar a los trabajadores  que hacía tiempo que no veía, teniendo en cuenta que eché los dientes en ese polideportivo, todo el santo día alli jugando, guardo buenos recuerdos y vínculos de amistad con ellos.

Pues eso, que estaba en la puerta charlando cuando de repente veo salir de la pista a C. antigua alumna del cole de mi barrio donde estuve dando clases hace unos años. No la veía desde entonces, unos 6 años aproximadamente, aunque se de ella por los periódicos locales ya que es una gran jugadora de bádminton. Me dio mucha alegría verla, que al momento me recordara y rápidamente me preguntara que dónde estaba que cómo me iba,  lo mismo que yo a ella.

No me sorprendió lo que me iba contando, ya que en primaria siempre fue una alumna excelente. Me dijo que entrenaba a diario en verano y que se levantaba todos los días a las 8 de la mañana para venirse con su madre a la ciudad, ya que ahora estaba fuera en el verano. Me dijo, "sabes maestro, cuando la gente me pregunta que cómo empecé en esto del bádminton tú siempre sales en las conversaciones, cuando nos llevaste a la carrera de la universidad y me decías que por qué no practicaba atletismo, que tenía unas condiciones excelentes para cualquier deporte. Justo en esos años también empecé con el bádminton y siempre me decías que si estaba a gusto y me gustaba que no lo dejara, que lo importante era tener interés y practicar cualquier deporte adecuado a la edad."

Recuerdo que su madre y padre estaban muy implicados en la educación de C. una alumna brillante en un centro educativo de barrio medio-bajo, en el cual C. se movía como pez en el agua, ya que siempre trató y se relacionó por igual con todos sus compañeros/as, fueran de la condición que fueran, siempre tuvo esa habilidad de saber tratar con todos/as, algo fundamental hoy en día en la vida, la excelente habilidad de ser una persona de recursos varios; algo de lo que estoy totalmente convencido, y es una opinión personal, que sólo te da la Escuela Pública.

Considero que una de nuestra labor como docente de educación física es saber trasladar nuestras clases al tercer tiempo pedagógico, ese tiempo que es libre para el alumno/a, sus tardes y dentro de nuestra medida, aconsejar, animar, motivar, a que practiquen deporte por las tardes, que se sientan parte de un grupo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario