martes, 21 de diciembre de 2010

Valorar al profesor.

Me gustaría escribir una de las cartas enviadas al periódico El Pais el pasado domingo 19 de Diciembre de 2010 a la sección Cartas al director. El autor firma desde La Rioja y su carta decía así:

"Hasta cuándo aguantaremos los funcionarios de la enseñanza?Hemos visto cómo nos han rebajado los Gobiernos Central y autónomo parte de nuestro sueldo y cómo los sindicatos se movilizaban tare, desunidos y proponiendo medidas demasiado vistas e ineficaces. Esperamos que sean los de arriba los que nos saquen las castañas del fuego, resignados ante lo inevitable.

Además de enseñantes nos hemos convertido en enfermeros, padres, policías, atendemos al público(padres), somos responsables del cuidado de los alumnos y lo que nos echen; todo en el mismo sueldo. Seguimos cumpliendo con nuestro trabajo, pero realizamos tareas que van más allá.participamos en concursos, grupos de trabajo, proyectos, certámenes, semanas de..., días de...,colaboramos con entidades privadas o públicas en múltiples actividades, controlamos el estado de libros de gratuidad,participamos en los consejos escolares, formamos profesores en prácticas. Y hacemos excursiones, viajes de estudio o intercambios de idioma fuera de nuestro horario escolar sin ninguna compensación horaria o económica. Nada de todo esto es obligatorio, pero lo hacemos, siendo encima poco valorados y criticados por ser funcionarios.¿Qué ocurrirá si como medida de presión empezamos a dejar de hacer todas o partes de esas funciones?"

4 comentarios:

  1. Hola Pedro. Esta carta recoge probablemente el pensamiento, no sólo de los maestros, sino de todos los empleados públicos, denostados mileuristas a los que no les reconoce su trabajo ni la profesionalidad, que siempre están en entredicho, independientemente de cómo vaya el país. Si va bien se les sube un dos por ciento, frente al 6 a 8% de los convenios colectivos,y si va mal, se congela o se reduce el ya mísero salario.
    Una vez, no hace tanto, los maestros salieron a la calle, reivindicando mejoras, tras mucho tiempo de lucha al final se consiguieron derechos y salarios más dignos. Seguramente eso, hoy, habrá que hacerlo a espaldas de los sindicatos o a esperar a que la derecha "oficial" llegue al poder para que se sumen a las reivindicaciones.

    Me temo que el año que viene vamos a tener que seguir hablando de esto.

    Feliz 2011, Pedro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Así es Walden,como bien dices es general al colectivo del funcionariado.En nuestro caso, pienso que debería haber más unión e ir todos a una si queremos mejoras, todo el mundo se queja pero no se hace nada desde la unión, veo a nuestro colectivo muy conformista. Esto pinta que continuará a peor y despues hablan que quieren calidad en la educación...

    Igualmente Feliz 2011, Walden.

    Saludos virtuales.

    ResponderEliminar
  3. A mí me queda un poco lejos el tema de la entrada, aunque pensándolo bien...¿me queda tan lejos?... Cierto es que no soy funcionaria, aunque lo que no tenga tan claro es que no ejerza de vez en cuando de maestra (y no metafóricamente)ni que tenga la sensación de ser mujer-orquesta en mi bendito pluriempleo como autónoma, dónde creo que el sector no se resiente ya tanto del castigo porque estamos muy acostumbrados a la precariedad desde hace tiempo...Bueno, prefiero mantener que la entrada me queda lejos...Besos!

    ResponderEliminar
  4. No se puede negar que hablamos de un trabajo estable, pero cada vez con más recortes. Lo que también es complicado es compaginar el autónomo teniendo que ser "orquesta" para tener un suelo, es muy estresante(visto, que no experimentado); Bueno siempre nos quedará el consuelo del pataleo, aunque no quieran escucharnos...Besitos!

    ResponderEliminar