viernes, 13 de julio de 2018

Tutorías a tutti il gruppo.


     Una de las situaciones más placenteras que Marce imaginaba en sus vacaciones(sin contar cuando viajaba), pareciendo una nimiedad, era tomar una fresquita con el periódico bien extendido en el bar de abajo de casa casi todos los mediodías, sin dejar de lado las conversaciones, chascarrillos y demás pulsaciones del barrio que se entrelazaban entre sorbo y altramuz; no estaba más de tres cuartos de hora, pero era un efecto tan ameno que le resultaba casi como la parada de bus en la plaza del centro, obligatorio.

    Hace un par de días, a eso de la una y media del mediodía llegó como siempre dispuesto a saborear ese ratito, saludó al personal, y se adentró en portada y contraportada del periódico en primer barrido visual de titulares; le llamó poderosamente la atención una frase de la entrevista en la contraportada: MUCHAS VECES LA ESCUELA ES COMO UN HOSPITAL PARA SANOS, QUE NO SABE QUE HACER CON LOS ENFERMOS. 
Le dio un sorbo a la fresquita y empezó a evocar, sin saber muy bien porqué, las tutorías de los lunes a lo largo de sus años de docencia...

      Compi, nos sentamos a programar ahora  a las cuatro o tienes tutorías. Tengo, he citado de nuevo a madre/padre de C. Pero ya los viste la semana pasada. Ya, pero quiero darle unas fotocopias que le van a venir bien para ayudar a su hij@, y quiero explicárselo.

      Marce se dio cuenta que en todos los cursos escolares había padres/madres que no citaba a tutorías, que no era lo más adecuado, pero que en realidad, estos padres/madres tampoco se lo demandaban y llegaba a ocurrir que hablaran en la última entrega de boletines, en cambio, con otr@s se reunía mas de seis y siete veces durante el curso.
La frase del pedagogo Milani le hizo pensar en eso y todavía recuerda con una sonrisa la vez que citó a tutoría a la madre de una alumna excelente, ella sin palabras dio a entender que era consciente de la evolución de su hija y como que un poco, estábamos perdiendo el tiempo...

Hay alumn@s que van solos, por las razones que queramos apuntar, ya sea por factores genéticos, externos,....pero incluso con el maestr@ más incompetente, y esos chic@s sólo necesitan pequeños retoques en su tallaje, en cambio otros alumn@s y familias necesitan un trabajo más exshaustivo del tallista, intentando utilizar las diferentes gubias más apropiadas, ya sean rectas, curvas, planas,...de manera que toda esta aventura a la que llamamos educación tenga en cuenta y reconozca la diversidad como algo tan presente y tangible como que mañana volveré aquí a disfrutar de esta combinación de refrigerio&celuloide tan plácido(domingo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario